Tres años tardó el acceso a la justicia para una adolescente de Aguascalientes ~ Metropolitano Aguascalientes

martes, abril 18, 2017

Tres años tardó el acceso a la justicia para una adolescente de Aguascalientes

El pasado miércoles 12 de Abril, se emitió la sentencia absolutoria después de un proceso de más de tres años en el que una adolescente fuera inculpada de homicidio doloso calificado con premeditación, ventaja y alevosía, bajo cualquier visión reduccionista del proceso que vivió la adolescente en este caso, se podría decir que fue una adolescente que estuvo en el lugar equivocado, el día equivocado, con el grupo de personas equivocadas, sin embargo, para el Observatorio de Violencia Social y de Género del Estado, este proceso visibiliza las fallas del sistema y violencias estructurales a las que se enfrentan niñas, niños y adolescentes, comentó Laura Luna, abogada del Observatorio.

En el caso de la adolescente resaltan situaciones de vulnerabilidad, estigmatización y discriminación, que visibilizan la feminización y criminalización de la pobreza, el uso por parte de la delincuencia organizada de mujeres, niñas, niños y adolescentes al considerarles elementos reemplazables, la cosificación de las mujeres y violencia institucional.

La adolescente es detenida por un grupo de policías estatales y ministeriales y desde ese primer momento y hasta la sentencia no es tratada conforme a derecho, ni con perspectiva de género, es decir, no se analizan los contextos y las relaciones de poder, omitiendo además lo señalado en la jurisprudencia “Acceso a la justicia en condiciones de igualdad. Elementos para juzgar con perspectiva de género”, ni en la tesis aislada “Impartición de justicia con perspectiva de género. Obligaciones que debe cumplir el estado mexicano en la materia”, ignorando, además, la obligación se seguir el Protocolo para juzgar con perspectiva de género emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el que se señala que la perspectiva de género es un enfoque que visibiliza y analiza las relaciones de poder basadas en el sexo, el género y la orientación sexual, y determina si dicho trato es necesario y por lo tanto, legítimo, o si, por el contrario, es arbitrario y desproporcionado y por lo tanto, discriminatorio, puntualizó Paulina Díaz, abogada del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes.

Este proceso también visibiliza las fallas en el tema de judicialización, procuración y administración de la justicia de los procesos relacionados con niñas, niños y adolescentes, y que afectó la vida de la adolescente durante los casi tres años que estuvo Centro Estatal para el Desarrollo del Adolescente (CEDA). Tenemos no solamente un aparato burocrático obstructor, sino también a operadores y operadoras que buscan retrasar los procesos mediante apelaciones, mediante la presentación de testigos que saben perfectamente que será difícil localizarles, como se ha documento y señalado en diversas ocasiones a partir del acompañamiento que realiza el Observatorio en distintos procesos.

El Observatorio inició el acompañamiento jurídico hace menos de un año, cuando tuvimos contacto con la adolescente, la finalidad de que las autoridades den atención integral a las y los adolescentes que, por diversas circunstancias, que definitivamente tienen que ver con la desigualdad, la discriminación y los diferentes tipos de violencia, fueron o están siendo procesadas y procesados. Es decir, nosotras pedimos que toda persona adolescente, niñas y niños que lleguen a estar involucradas en algún acto delictivo o que sean testigas, sean atendidas con perspectiva de género y con base en los derechos humanos, comentó Laura Luna.

Sabemos que ahora ella está libre, pero el proceso para la búsqueda de justicia y el acceso a la verdad continua para muchas otras mujeres y familias que acompañamos, buscaremos incidir en la construcción de Política Pública, en la armonización legislativa y en la construcción de procedimientos y protocolos para garantizar a niñas, niños y adolescentes una vida libre de todas las violencias, y esto implica la búsqueda de no repetición, no impunidad y no indiferencia, finalizó Mariana Ávila Montejano.

El Silencio no nos Protege.

Vivas y Libres nos Queremos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario