lunes, marzo 12, 2018

Cobramos porque “les gusta pagar”: vocero de la Diócesis sobre dichos del Papa

Por: Alan Palafox Porter

Luego de que el Papa Francisco I declarara que las misas no se deben de pagar, el vocero de la Diócesis de Aguascalientes, Carlos Alberto Alvarado Quezada, aclaró que al menos en el caso de la entidad, no se cobran los sacramentos, sino los “servicios”.

“Cierto, para nosotros es una llamada no de atención a nosotros, sino que es un recordatorio que nos hace el Papa que tenemos que tener muy puntualizado esto; nosotros de hecho lo sabemos, no es cuestión de que el señor obispo lo diga, la legislación de la Iglesia, el Código de Derecho Canónico dice que el sacramento en sí mismo por ser sacramento, no se cobra, porque no se puede vender lo sagrado (…) si un sacerdote vende lo sagrado cae en un pecado grave”.

En este sentido, declaró que “no se vende lo sagrado, que aquí tenemos que puntualizar muy bien; entonces por qué las iglesias cobran, no se cobra lo sagrado, se cobran los servicios”.

Ello, dijo, obedece a algunas situaciones extras a la labor que realizan los sacerdotes durante las ceremonias, como adornos o música.

“Nosotros simplemente cobramos lo que llamamos los aranceles, es decir una tabulación de precios, esto te vale tanto; por ejemplo si hablamos de El Encino, La Merced, que ahorita son las parroquias más cotizadas aquí en el centro, no Catedral (…) también hay precios. Por ejemplo, El Encino cobra tres mil pesos la ceremonia, no el sacramento, el servicio de la ceremonia pero te pone flores, se encienden más de 600 focos, te pone alfombra, te pone el cantor”.

Además, Alvarado Quezada justificó que existan distintos costos entre las diversas parroquias del estado.

“Por qué en San Antonio es más caro, ah porque en El Encino está el organista, en San Antonio está la orquesta de cámara, el coro te cobra y cobra bien”.

Y añadió que, a pesar de que los templos ubicados en el oriente sean “bonitos”, la gente prefiere realizar sus ceremonias en sitios del norte o centro de la capital porque “les gusta pagar”.

“No es lo mismo la realidad del norte que del oriente, porque en el oriente por ejemplo, los padres que estamos en el oriente, yo les puedo decir yo tengo en el oriente seis meses que llegué a mi nueva parroquia; desde agosto a marzo, solamente he tenido dos ceremonias (…) no tengo ceremonias los sábados; es un templo bonito, ¿por qué no se van ahí, por qué buscan los de acá?, les gusta pagar”.

Al respecto, lamentó que la gente se queje por pagar cierta cantidad por los servicios que ofrecen los sacerdotes, cuando se gastan más en otros servicios.

“También hay gente que dices, se queja la gente de que –no es que son careros porque cobran tres mil pesos- y le invertiste 60 mil pesos de flores; no llevas despensa ni siquiera para los hermanos pobres, pero sí alquilas una limusina”.

Finalmente, Carlos Alvarado pidió “que no se confunda, que el sacramento no se cobre; se cobra el servicio”.

Reacciones: