viernes, julio 06, 2018

La Alameda, una joya de Aguascalientes




VIERNES CASUAL en La Alameda de Aguascalientes
Por Maritza Duarte

·        Alameda es una palabra que viene de ‘álamo’, y se refiere a un paseo cubierto con álamos u otro tipo de árboles. Este espacio bien pudiera ser una mezcla de plaza, parque y avenida, en donde sus paseantes se deleitan con tan arbolado y floral paisaje urbano.

Aguascalientes también conocida como la tierra de la gente buena, es una de las cuatro entidades federativas más pequeñas de nuestro país (Colima, Morelos y Tlaxcala le anteceden). Lo que hoy conocemos como su capital, en el siglo XVIII se constituyó a partir de cuatro barrios: el de Guadalupe, el de San Marcos, el del Encino y el de La Estación.

Justo en este último, el Barrio de La Estación, es desde donde iniciaremos este recorrido:

El Barrio de La Estación surge a inicios del siglo XX como respuesta a la llegada de la estación de trenes en Aguascalientes, puesto que nuestra entidad era parada obligada para aquellos que viajaban de la capital del país a Ciudad Juárez.

Como parte de los contrastes de la ciudad, se puede disfrutar de la arquitectura característica del barrio más joven de un notable estilo colonial californiano, para después dejarse sorprender por un breve recorrido en la pequeña Colonia Ferronales, un fraccionamiento habitacional de apenas cuatro cuadras que por la singularidad de sus casas construidas en madera, nos remonta al estilo country house texano, traído a México por constructores norteamericanos de la época.

Actualmente, el Barrio de La Estación se distingue por el Complejo Tres Centurias, el Centro Cultural Los Arquitos, los Baños Termales de Ojo Caliente, el Templo de la Purísima y la Alameda. Y es justo en el corazón del Barrio de la Estación, que ésta se extiende 1,900 metros y va desde la Glorieta de la Purísima hasta los antiguos baños de Ojocaliente.

Por ello, en 2015 se realizó una rehabilitación a este paseo arbolado con la intención de crear un espacio público que también pudiera ser funcional para eventos culturales y de convivencia. Así, se convirtió a La Alameda en un corredor turístico y cultural mediante la rehabilitación de dos kilómetros de andadores. También se instalaron 57 módulos, 47 de los cuales son interactivos; se construyó un escenario; se dispusieron diez espejos de agua, 57 luminarias de alumbrado público, 631 de alumbrado ornamental y 4 mil 226 metros de sistema de riego para su mantenimiento.

Además se plantaron 166 árboles de diferentes especies, 48 animárboles, once mil 109 metros cuadrados de pasto en rollo, 264 piezas de mobiliario urbano (bancas, aparca bicicletas y botes de basura), se restauraron siete monumentos históricos y se colocaron trece mil plantas ornamentales. Entre la diversa vegetación que engalana este corredor destacan especies como la bugambilia, la palma robelina, el fornio, el trueno, el obelisco, la duranta cuba y el laurel, una especie protegida y en peligro de extinción.

Hoy por hoy, visitar la Alameda en el Barrio de La Estación resulta una experiencia gratísima, ya sea por la mañana acompañada por los primeros rayos de sol o en la tarde, dejándose sorprender por los muy famosos ocasos multicolor del cielo hidrocálido.

Reacciones: