miércoles, agosto 01, 2018

The Good Place y la posibilidad de ser mejores personas, nuestra recomendación de la semana en Netflix


Por Elvia Acosta

Alguna vez te has preguntado ¿Por qué estamos aquí? ¿A qué vinimos? ¿Hacemos alguna diferencia en este mundo? ¿Somos buenos? ¿Malos? ¿Término medio como si fuéramos carne? ¿Siquiera alguien lleva la cuenta? Y… ¿Quién dice qué es malo y qué es bueno?

Si te has hecho estas preguntas estas en el lugar indicado, no porque vayas a encontrar las respuestas sino porque no te encontrarás solo.

Dos temporadas y la renovación de una tercera amparan esta serie. Cada temporada de trece capítulos de unos 20 minutos cada uno y Netflix, que aviva la recién adquirida adicción con su “próximo episodio en 4, 3, 2…”

The Good Place es fresca y tiene esa chispa que te hace detenerte un minuto para pensar en la creatividad que tiene esta gente para crear una comedia sobre un tema filosófico tan básico y a la vez tan complicado. No sólo eso, la imaginación para lo visual, los detalles, incluso para incorporar clases de contrabando y lograr finales con unos giros argumentales bastante interesantes.

Este viaje inicia con Eleanor enfrentándose a una gran noticia: acaba de morir y ahora le toca enterarse dónde pasará la eternidad.

Una vez allí, a Chidi, su alma gemela asignada, le toca enseñarle a ajustar la brújula moral a nuestra protagonista en su camino a ganarse su puesto en The Good Place, sitio en el que se encontrará, por una evidente equivocación. Aquí intervendrán unas clases frontales –y otras solapadas- de ética, filosofía, moral que para nuestra sorpresa, no están tan mal.

Aparte nos acompañan, Michael, el arquitecto y guía turístico del lugar, Tahani, una filántropa de la alta sociedad, Jianyu, un budista tibetano muy particular y Janet, la asistente virtual en constante desarrollo, para aportar matices, entre risas, a nuestros recién revividos cuestionamientos.

En resumen, seamos testigos de años de reflexión, empaquetados y presentados de una forma creativa y accesible al público. Colaboremos con su popularidad y a ver si, por casualidad, nos ayuda un poquito a mejorar como seres humanos.

Reacciones: