martes, febrero 11, 2020

Mujer adicta al cristal pide "cuota" a sus 6 hijos para dejarlos dormir en casa; abuela de los menores pide ayuda


Por María Miranda Franco

La adicción a la droga denominada Cristal, sigue creciendo en Aguascalientes; y los afectados no solo son los adictos, en la mayoría de las ocasiones los daños colaterales los tienen que pagar los niños.

Es el lamentable caso de Samantha, quien siendo madre de 4 hijos, conoció a un adicto con quien no solo tuvo 2 pequeños más, sino también se involucró en el mundo de las drogas y ahora los 6 hermanos no solo no cuentan con la protección que les tiene que dar una madre, sino que viven en la desesperanza de instituciones que tienen la obligación de velar por ellos, pero no lo hacen.

Teresa de Jesús Martínez, es la abuela materna de estos pequeños, y pide a gritos ayuda del DIF Estatal, pues hasta la fecha solo se los han quitado una vez por siete meses, pero fueron regresados a la madre en las mismas condiciones.

“Puse una denuncia al DIF por la cuestión de mi hija; ella y su pareja explotan a los niños. El DIF se los quitó un corto tiempo, yo estuve visitándolos siete meses en el DIF y me los entregó a mí, ella no se paró para nada, pero yo con la situación tengo que trabajar para poderles dar de comer, así que los tuve que meter a la Ciudad de los Niños y en unas vacaciones me entregaron para pasarla con ellos, pero cuando los iba a regresar, mi hija me escondió a tres de ellos y fue al DIF a decir que yo los quería regalar y le creyeron a ella y a mí me los quitaron”.

Algunas de la condiciones que viven los menores con su madre son no ir a la escuela, trabajar para poder llevar su "cuota" para dormir en la casa, golpes, tener la obligación de llevar un foco a la mamá y a la pareja de ella, dormir entre animales, basura, sin comer, incluso, a veces preferir dormir en la Línea Verde por temor de regresar a su casa.

“En una ocasión uno de los niños me dijo -Abuelita me da 5 pesos, porque le tengo que llevar a mi mamá, si no, no me deja entrar y me faltan 5 pesos para completar la cuota-”, comentó Teresa de Jesús Martínez.

Uno de los pequeños se salvó de vivir en esta pesadilla, pues su papá se lo llevó; sin embargo, la niña de 13 años, los niños de 12, 8, 3 y 2 años no corrieron con la misma suerte y no solo tienen que convivir con el vicio de su mamá y su pareja, también tienen que costearlo.

La abuela teme que los niños más grandes ya sean adictos al cristal, puesto que vecinos se los han encontrado oliendo bolsas o latas de pintura y consumiendo también cristal.

“Yo le pedí ayuda al DIF una vez y sí lo hicieron; luego retrocedieron, dijeron que la iban a estar checando, vinieron unas veces y nunca detectaron nada según ellos, (pero) esos niños están en constante peligro. Quisiera tener el modo económico; sí pido a gritos una ayuda para esos niños, me preocupan demasiado y más los bebes porque los niños más grandes salen a trabajar y si ellos quieren se van a buscar refugio en otro lado, pero ¿los bebés?, son niños con desnutrición, el bebé de tres años tiene un problema en su intestino, porque cuando estuvo en el DIF estuvo internado, tiene una perforación en su intestino, ocupa una leche especial que yo se la compraba, ahora no sé qué le da, están muy delgados, el niño siempre está enfermo”.

Actualmente, la abuela de estos pequeños tiene a uno de los niños, quien se accidentó, incluso estuvo a punto de perder la pierna izquierda, estuvo en el hospital dos meses; la mamá solo fue a verlo dos veces y en una ocasión el personal del Hospital Hidalgo fue testigo de la violencia de la pareja sentimental de Samantha. Ahora el pequeño se recupera en casa de su abuela.

La abuela materna contactó a este medio porque está desesperada y quiere evitar que algo más grave suceda. Ya hay una denuncia que presentó en el Centro de Justicia para Mujeres, situación por la que fueron canalizados al DIF, y ahora solo espera que la procuradora de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Karla Esparza Lazalde, cumpla lo que le prometió.

“Dijo que ella me iba a ayudar, que ya no estaba esa persona que había hecho las cosas mal, de eso fue en noviembre y hasta ahorita no han hecho nada, cuando me dijeron que en esa misma semana le iban a entrar. Ya no sé de qué manera hacerlo, yo no quiero que pase otro accidente y entonces sí vayan a ayudar, yo quiero evitar una tragedia a los niños; mi hija es agresiva”.    

Reacciones: